Por: Wilbert Monterroza
Ciudad de San Salvador /  El Informe-periodismo científico-

 

Mencionaba hace unos días que, el mundo tiene ya más de 3 semanas siendo mono-temático, es decir en todos lados se habla de un mismo tema o relacionado a ese mismo tema, un tema que en todo lleva o debería absorbernos en voltear a ver a la ciencia.

La ciencia está en todos lados, este dispositivo desde el que usted está leyendo este artículo,es producto de trabajo científico y tecnológico, comprender cómo funciona nuestro derredor comienza con el primer paso del método científico, es decir: Observar.

Si nos vamos a la definición de observar encontramos que es : Examinar con atención. En El Salvador, la presencia de contenidos de ciencia en los medios de comunicación son casi invisibles, por el contrario temas como el fútbol, la farándula internacional y los desacuerdos políticos, atiborran a diario los medios tradicionales y digitales del país.

En estos días de cuarentena domiciliar, donde la actividad deportiva,de espectáculo ha mermado casi en su totalidad, los medios abordan como el resto del mundo el tema de la COVID-19, esto es parte de su rol informativo y temas adyacentes a la centralidad de la pandemia. Sin embargo es válido preguntar , cuando la ciencia encuentre una salida, una vacuna que restituya la regularidad de la actividad nacional e internacional, habremos aprendido alguna lección y entre ellas estará la necesidad de conocer más y mejor de temas de ciencia.

La ciencia se nos ha pintado desde las películas, como un asunto etéreo, lejano, propio de personas sin vida social, sumergidos en laboratorios, bibliotecas que a veces vemos en alguna nota de noticias con un “nuevo descubrimiento”, basta leer esa cansina referencia casi fantasmagórica de “los científicos”,”los investigadores”, “los especialistas”, como si fueran personas ajenas , lejanas , metidas en un domo de textos y microscopios… estereotipos que en nada abonan a conocer mejor su labor y la relevancia para todos.

Encendemos y apagamos los bombillos de casa sin detenernos a pensar que ahí, está la ciencia aplicada, vemos que va a llover y no nos detenemos a pensar que es un ciclo natural que podemos descifrar y comprender  a través de la ciencia, pasamos navegando horas y horas por el basto  internet  y no conocemos que la ciencia y la tecnología nos facilitan el acceso a contenido y conexiones interpersonales que hace 30 años tardaban semanas o meses para acceder a ellos, hoy los tenemos a un click, pero no lo comprendemos y parece que tampoco nos interesa.

Recuerdo y tengo los correos, algunos sin recibir respuesta a la fecha, del proyecto de conferencias por las universidades del país, donde pedí a varios directores de escuela de comunicación o líderes de asociaciones universitarias el espacio para hablar sobre: “Periodismo de ciencia, un horizonte por explorar en El Salvador”, la mayoría con respuesta positiva, otros con indiferencia dijeron : “no tenemos espacio para ese tema” y en el peor de los casos, nunca respondieron. Un panorama claroscuro, en el contacto con los estudiantes, en algunos , los menos, vi interés genuino, la mayoría parece que la ciencia es algo que es un tema alternativo, para cuando tal vez tengan tiempo o interés.

Hoy ante esta pandemia, quisiera preguntarles: ¿Es acaso la ciencia un tema para verlo con desdén e indiferencia? ¿Es un tema que no merece una materia en el pensum de la carrera de comunicaciones nacional que se llame: ´periodismo de ciencia´?  Pero no solo a ellos, pues no soy quién para llamarles la atención, al contrario, me gustaría sumar una nueva invitación. También debo incluir a las autoridades actuales ¿Cuándo apoyarán y/o crearán espacios de comunicación de la ciencia de manera prioritaria en los medios del Estado? Quiero soñar, con ver en canal 10, un noticiero hecho en El Salvador, sobre noticias de ciencia, tener en radio nacional programas donde hablen los investigadores, biólogos,especialistas médicos,vulcanólogos, que estos espacios  sean referentes en el dial y conocidos muy bien por la población,  me gustaría que haya un suplemento semanal en los periódicos donde se aborden las investigaciones de la ciencia en El Salvador, en las 52 semanas del año. Quiero creer que a los niños se les enseñará mas ciencia como algo interesante,importante, que las niñas aspiren a ser profesionales en biomédica, mecatrónica, robótica, que los niños quieran ser astrónomos, físicos y comunicadores de la ciencia.

Que en los autobuses se suban personas a hablar de temas de ciencia, sólo porque tienen la convicción que sin ciencia no hay futuro. Que los editores, dueños de medios de comunicación apuesten seriamente por hablar de ciencia, quitando la oscura y engañosa etiqueta que “eso no le interesa a la audiencia, generemos entretenimiento, pues eso si es rentable”. Y aclaro: no estoy satanizando el deporte, el espectáculo o la cobertura política, eso es importante y parte de lo que los medios deben cubrir, mi expresión es sencilla de comprender,la ciencia está en todos lados y merece ser cubierta, comunicada periodísticamente y  divulgada para que el país la abrace como un tema relevante y perenne. Sino veamos cómo ante esta pandemia, una sociedad con ciencia y consciente de qué es el SARS-COV2 que produce la COVID-19 , cómo se transmite, por qué el lavado de manos con jabón es efectivo, sería menos vulnerable y podría colaborar de manera más efectiva por la previa educación en un tema de salud.

La sociedad no es tonta, pero necesita que se le acerque ese conocimiento no a cuentagotas, no esporádicamente, no en alguna actividad en la época de colegio, sino  de forma constante, es su derecho y también una de sus urgentes necesidades, una que puede salvar vidas, que puede ahorrar millones en salud, que puede potenciar soluciones tecnológicas al país, que puede darnos un salto cualitativo y dejar el discurso de : “No se puede, no hay recursos o por responsabilidad de quienes estuvieron antes…”. La experiencia dice que cuando hay voluntad se puede, y lo que la sociedad salvadoreña sin excepción necesita es más ciencia, en las universidades, señores rectores, vicerrectores, decanos, directores de escuela en especial de comunicaciones y periodismo, en los medios,señores empresarios, desde el gobierno, señores del N-Conacyt, secretaría de innovación y hasta su excelencia el presidente de la república, también vos que sos estudiante, vos podés sumarte, o ¿vamos a esperar una nueva pandemia ( que nadie desea) para tomar conciencia de la ciencia? Espero que la respuesta sea un no, esto es muy simple y se trata más que de onerosos recursos, de voluntad genuina y no de esperanzas huecas, el mensaje es claro:

#ElSalvadorNecesitaCiencia

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *